Posteado por: Esperanza Jhoncon | septiembre 20, 2013

Sobre la “unión civil”

Soy absolutamente partidaria de la igualdad de derechos en todo el ámbito humano y social, en especial en lo que a este contexto se refiere, abogo por la igualdad de géneros, por la no discriminación sexual y el respeto por la libre opción sexual. Estoy convencida que a los gays, lesbianas y/o transexuales se les debe respetar su derecho básico a la vida, al desarrollo, al trabajo, al ejercicio de su sexualidad, así como todos sus derechos civiles y políticos. Hago, sin embargo, exclusión de la posibilidad de adopción y crianza de niños. Me parece discutible que un niño o niña se vea privado(a) de asimilar ambas figuras, la masculina y femenina, como patrones biológicos de identificación y aprendizaje.

Si un hombre-homosexual o una mujer-homosexual optan, voluntaria o involuntariamente, por desviarse de su género biológico y sustituir al género opuesto, debe asumir también la consecuencia de que su derecho a la “maternidad” o “paternidad” se verá recortado. Todos tenemos los mismos derechos en tanto en cuanto todos actuemos en consecuencia con nuestras condiciones biológicas y materiales de existencia. Si alguna de estas condiciones se alteran, los derechos y obligaciones que confiere la pertenencia a cualquier contexto social, también se alteran. Esto quiere decir que, por ejemplo, una persona con deficiencia mental se verá privada por su condición tal de disfrutar de los derechos y practicar los deberes que la norma estadística poblacional sí está en condiciones de asumir.

Al respecto he intercambiado opiniones con uno de mis hijos, producto desde luego de la era tecnológica y digital, y en su opinión en un tiempo no muy lejano, la distinción entre género másculino, femenino y homosexual poco va a importar pues el movimiento internacional que se está desarrollando desde la década de los 80, coincidente con la revolución tecnológica, es el Transhumanismo, donde no importa el género sino la condición humana que perfecciona sus facultades con el concurso de la tecnología. De manera que el pensamiento va a ser tan gravitante que bastará activarse para que consecuentemente se active también el entorno. Superará por lo tanto el “touch” o el contacto digital con la pantalla para que el pensamiento se reproduzca en la realidad o adquiera corporeidad. Desde luego que, por los objetivos y alcances de esta filosofía, existen también grandes cuestionamientos relacionados con la ética tradicional.

Todo lo anteriormente referido en esta pequeña nota excluye el tema moral y religioso. Abordar la sexualidad y las potencialidades del ser humano en relación a las limitaciones que plantea la moral y la religión (cualquiera sea ésta) ya es de una complejidad que no pretendo por ahora discutir.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: