Posteado por: Esperanza Jhoncon | septiembre 11, 2011

Nadie escucha a nadie

En el mundo de hoy las personas van perdiendo cada vez más aceleradamente la capacidad de escuchar. Nadie está interesado en escuchar a nadie. No sólo los intereses o motivaciones no se comparten, puesto que básicamente la mayoría de actividades se hace individualmente, sino que ―y esto es lo más grave― no hay la disposición para tratar de entender los contenidos de los mensajes que supuestamente son de doble vía: receptor–emisor. La interrelación o interacción productiva y generadora de resultados directos entre personas está o bloqueada o anulada. (Hoy por ejemplo el mercado ofrece carreras enteras on line, donde estudiantes y profesores no se ven las caras entre sí ni entre ellos).

Las personas oyen muchos sonidos, ruidos y mensajes, pero no los escuchan. Los perciben algo así como un “audio de fondo”. Escuchar es ponerse en el marco de referencia de la otra persona. Escuchar es sintonizar con el mensaje que el interlocutor está emitiendo. Escuchar es compartir un mismo lenguaje cuyo derrotero es llegar a entendimientos o acuerdos. Pero, claro, las personas algo escuchan: escuchan lo que quieren escuchar en ese momento, vale decir, lo que interesa o acomoda a sus necesidades y circunstancias. El resto se desecha.

La tecnología ha llenado y saturado a los niños y adultos con una serie de aparatos tecnológicos y electrónicos, unos más sofisticados que otros. Los niños prestan más atención a su play station, juegos de computadora, conexiones en red, etc. que a las relaciones con sus coetáneos, con sus maestros y sus padres. Ocurre lo mismo con los adultos: cuando ellos van por la calle, por ejemplo, ya no miran su entorno; en su lugar, hablan o manipulan su celular, su I-Pod, su notebook, etc. En casa, niños, jóvenes y adultos desayunan, almuerzan y cenan con su PC o laptop encendida. Dicen que no pueden “parar” porque están conectados (a la red virtual).

La comunicación cara a cara se va perdiendo cada día más irremediablemente. ¿Cómo entonces un docente de escuela o universidad puede influir sobre su auditorio de niños o jóvenes? ¿Cómo entonces los padres de familia pueden influir sobre sus hijos? ¿Cómo entonces un tema que no está colgado en internet puede influir sobre la mente o el juicio de las personas? La educación y los docentes hacen ciertamente grandes esfuerzos para adecuarse a los avances tecnológicos, pero las mutaciones tecnológicas y las sofisticaciones que operan en la tecnología son tan veloces, que la educación ―incluso personalizada― no puede seguirle los pasos.

Según Lucien Seve, uno de los determinantes básicos de la personalidad es el tiempo de vida. Y si las personas pasan la mayor parte del tiempo “a solas” con su aparato electrónico, ¿no se estarán produciendo más bien individuos aislados, egocéntricos, narcisistas o con rasgos autistas? La tecnología, qué duda cabe, ha cambiado y sigue cambiando dramáticamente la vida de las personas. Su influencia es hoy por hoy absolutamente determinante, y excluyente. Nada tiene más influencia que su impacto sobre el desarrollo y la sociedad. No obstante, todos estamos inmersos en sus garras. ¿Cuál es entonces el mundo que nos espera? ¿Uno similar a The Matrix?

Anuncios

Responses

  1. Si no somos capaces de escucharnos a sí mismos, menos capaces seremos de escuchar a los demás. El “nosce te ipsum” y la escucha de nuestra voz interior han dejado de ser las prácticas habituales del hombre de la postmodernidad y se ha convertido en el hombre ligth, superficial, efímero e intrascendente.

    • Gracias, estimado colega, por comentar en mi blog. Siempre ha sido difícil conocerse y escucharse a sí mismo, porque es fácil distorsionar nuestra percepción de nosotros mismos. El mercado, la publicidad, los medios de comunicación social, etc. te muestran un mundo que, como dices, te pone de espaldas a los temas con contenido y se crea así, en serie, el hombre y la mujer “light”, que sólo quiere “pasarla bien” a toda costa, sin problematizarse ni cuestionarse nada. Es la “vida fácil” o “la vida loca” (de Ricky Martin, ¿no?). Espero que no dejes de visitarme en mi blog.

  2. COMPLETAMENTE INTERESANTE, Dra. Jhoncon, el ultimo párrafo donde se pregunta ¿no se estarán produciendo más bien individuos aislados, egocéntricos, narcisistas o con rasgos autistas? , me recuerda una conversación con un joven adicto a los juegos de internet, el me contaba que el psiquiatra le dijo que tenia un comportamiento autista, y el joven creía que era autista.
    Una cosa es un comportamiento autista o tener rasgos autistas y otra ser
    autista… increíble como la tecnología a veces es perjudicial en manos de adolescentes solitarios.

    • Gracias, Nancy, por escribir tus comentarios en mi blog. Siempre te recuerdo como una profesional altamente competente y una excelente persona. Efectivamente, como dices, hay diferencia entre ser autista y tener comportamiento o rasgos autistas. Actualmente, inclusive se ha descrito el diagnóstico de Asperger para referirse a chicos o jóvenes incapaces de establecer relaciones interpersonales. Lo crítico es establecer los grados o niveles en que se expresa la psicopatología, porque de ello depende el manejo terapéutico. Pero la tendencia autística se está generalizando y expandiendo en nuestra sociedad y en el mundo entero, precisamente por los estados de aislamiento en que viven las personas, y esta condición no es sólo atribuible a la tecnología (que sí contribuye enormemente), sino que también se debe a las familias destruidas o semidestruidas, a las presiones económicas que obligan a ambos padres a salir a trabajar, a la falta de seguridad para que los niños y jóvenes puedan interactuar en espacios libres, haciendo que ellos vivan recluidos en sus propios hogares. Nuestra pregunta es cómo crear situaciones o condiciones para promover el libre intercambio y la comunicación de unos con otros. Te invito a seguir visitando mi blog. Encontrarás algunos temas o aspectos inéditos.


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: